jueves, 4 de noviembre de 2010

Gabelentz, predecesor de Saussure





Podemos partir de la interrogante ¿Existe coincidencia o no entre los postulados de Gabelentz y Saussure frente a la sincronía y diacronía de la lengua?

Es conveniente recordar que Gabelentz es uno de los precursores del Estructuralismo. A principios del siglo XX estará hasta mejor considerado que Saussure. En su criterio, el hecho lingüístico tiene tres aspectos:

1 rede, es el habla concreto, libre y ocasional y limitado por la costumbre y la posibilidad;
2 sprach, es la lengua particular de un pueblo del que sale el habla;
3 mientras que sprachvermögen es la facultad humana del lenguaje.

Existen tres ciencias lingüísticas: la descriptiva, estudia la lengua y el habla en un determinado corte sincrónico; la de la lengua particular, aborda la historia de una lengua - sprach diacrónica- y la general, que estudia la sprachvermögen.

La lingüística descriptiva estudia a un pueblo y sus actos de habla. Estos actos reflejan una sincronía bajo la que subyace un sistema común interpersonal y en continuo devenir.

Por eso, los límites de la sincronía los pone el investigador. Por tanto, a partir del habla, o rede, se llega al sistema, o sprach sincrónico, y de éste, a la diacronía de una lengua.

¿Cuál es la posición de Saussure? Observemos:

Según Saussure, el lenguaje es un fenómeno multiforme físico, fisiológico y psíquico.

Definen a la lengua como lo social y sistemático del lenguaje; mientras que el habla, o manifestación física de la lengua es individual y asistemática. En cuanto la lengua es clasificadora de la realidad, es institución social y sistema de valores: solo la lengua es objeto de estudio de la lingüística, ya sea estática, o sincrónica, o bien evolutiva, o diacrónica.

Sus principios descriptivos se basan en el isomorfismo del signo lingüístico: hay solidaridad entre significado y significante: mientras que aquél es el concepto, éste es la sucesión de fonemas que arbitrariamente lo designa: es la asociación entre una imagen acústica y un concepto mental.

No es el fundador del estructuralismo en cuanto la Escuela de Ginebra, aún no estudia la lengua en rasgos distintivos: las unidades se oponen y se definen, afirma, por su marco de valores, o rasgos diferenciales. Tales elementos pueden ser sustituidos en un mismo punto de la cadena hablada por el principio de conmutación: el conjunto de elementos sustitutos se llama clase.

De lo expuesto podemos deducir que Gabelentz analiza al lenguaje desde tres perspectivas: lengua, lenguaje y habla, al igual que Saussure.

¿Pero cuál es el dominio de estas tres disciplinas lingüísticas? Analicemos cada una de ellas:

1). El objeto de la lingüística de la lengua es el habla, esto es “lengua como expresión”.

¿Por qué en cada lengua las expresiones son de esa manera y no de otra? Porque cada expresión tiene sus razones de las fuerzas que le sirven de base. Esa base es la lengua. Por eso es que “la lengua es una facultad que, captada en sus expresiones, debe ser explicada en ellas” De tal modo que describir una lengua es explicar sus expresiones. Esto es lo que pretende la lingüística de la lengua.

En este sentido Gabelentz es más concreto que Saussure. Saussure propugna una lingüística de la lengua frente a una lingüística del habla. Por el contrario, Gabelentz, plantea que el sistema de la lengua es una inducción a la que se arriba luego de comprobar los elementos y leyes del acto de “hablar”. Esta comprobación es la tarea de la lingüística de la lengua, siendo al mismo tiempo su límite.

Frente a esa posición se puede deducir que para Gabelentz la lingüística de la lengua es una disciplina eminentemente descriptiva.

2). El objeto de la lingüística histórico-genealógica es la evolución de la lengua en el tiempo: Esto tiene que ver con la evolución de las lenguas que se da en el tiempo.

Explica cómo las lenguas se fragmentan y se transforman con el paso de las distintas épocas y el tiempo.

La lengua es ciertamente un instrumento de comunicación que está sometido a un cambio constante.

Según Gabelentz “la lingüística de la lengua explica el habla pariendo de la esencia de la lengua”.

3). El objeto de la lingüística general para Gabelentz es la facultad del lenguaje, similar al sentido que da Saussure y que tiene que ver con los aspectos psico-fisiológicos.

Estos aspectos posibilitan la comunicación humana mediante sonidos articulados; esta posición permite explicar las múltiples formas de manifestación de las lenguas, consideradas como la facultada humana.

Conviene aclarar que entre los postulados de Gabelentz y de Saussure existe una ligera diferencia; en Gabelentz hay mayor nitidez. Ahora es necesario aclarar las posiciones referentes a la Sincronía y Diacronía.

El pensamiento de Gabelentz se centra en torno a dos principios claves, así:

a). Lo que tiene actualidad en la lengua, siendo por tanto vivo, y
b). Lo que ya no tiene actualidad, lo que carece de uso, pudiendo por eso considerarse muerto.

Lo que tiene vida, lo que está vigente en la lengua forma una totalidad cerrada y orgánica (sincronía) que excluye por sí misma lo que en cierto tiempo fue usual, tuvo vida y vigencia, pero ya no lo es (diacronía).

Para Gabelentz la lengua es una realidad viva, es un instrumento de comunicación operante en todo momento. En este sentido, los postulados de Gabelentz concernientes a Sincronía y Diacronía se sostienen en los de Saussure, con la aclaración de que Gabelentz no utiliza abiertamente los términos de Sincronía y Diacronía, sino utiliza expresiones que significan lo mismo.

De lo expuesto, podemos concluir que para Gabelentz, el estudio de la lengua en el presente es objeto de estudio de la Sincronía; mientras que de la lingüística histórico-genealógica del pasado se ocupa la Diacronía.

El pensamiento de Gabelentz se centra en torno a dos principios claves, así:

a). Lo que tiene actualidad en la lengua, siendo por tanto vivo, y
b). Lo que ya no tiene actualidad, lo que carece de uso, pudiendo por eso considerarse muerto.

Lo que tiene vida, lo que está vigente en la lengua forma una totalidad cerrada y orgánica (sincronía) que excluye por sí misma lo que en cierto tiempo fue usual, tuvo vida y vigencia, pero ya no lo es (diacronía).

Para Gabelentz la lengua es una realidad viva, es un instrumento de comunicación operante en todo momento. En este sentido, los postulados de Gabelentz concernientes a Sincronía y Diacronía se sostienen en los de Saussure, con la aclaración de que Gabelentz no utiliza abiertamente los términos de Sincronía y Diacronía, sino utiliza expresiones que significan lo mismo.

De lo expuesto, podemos concluir que para Gabelentz, el estudio de la lengua en el presente es objeto de estudio de la Sincronía; mientras que de la lingüística histórico-genealógica del pasado se ocupa la Diacronía.

ACTITUD DE LOS LINGÜISTAS ANTE LA DIVISIÓN SAUSSUREANA. GABELENTZ Y SU POSICIÓN ANTE LA CONCEPCIÓN SAUSSUREANA DE SINCRONÍA Y DIACRONÍA: ACTITUDES NEGATIVAS Y CONCILIANTES.

Para el estudio de este tema se adjunta un anexo de la autoría de Oswaldo Ochoa, de su libro Introducción a la Lingüística. Se toma únicamente para fines pedagógicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escuela Normal Prof. Víctor Mercante

Escuela Normal Prof. Víctor Mercante
Aquí funciona el I.F.D. Borges